Dead Rising 4 - reseña

Frank West está de regreso y trajo consigo a toda la familia zombi.

La franquicia de Dead Rising nunca se ha tomado muy en serio a sí misma, es decir, aunque han sido buenos juegos, siempre se han burlado de todo y de todos, empezando por el protagonista y los zombis que, dicho sea de paso, por años han sido una especialidad de Capcom. Esto es algo muy bueno y es que al final, un videojuego debe ser divertido, pero para esta última entrega Capcom Vancouver se enfocó mas en tratar de quedar bien con todos que con sus verdaderos fanáticos.

Afortunadamente la trama es una secuela de la saga y le da seguimiento al entrañable personaje Frank West, que debe regresar al pueblo que lo vio nacer todo hace diez años: Willamette, Colorado. Aquí, Frank deberá sobrevivir de nueva cuenta a un apocalipsis zombi al mismo tiempo que intentará reportar los hechos con su fiel cámara fotográfica.

Lo primero que notas en es que el juego mantiene casi por completo su esencia, es decir, tienes que explorar diversas locaciones para encontrar armas las que puedes combinar para hacer creaciones exóticas y poderosas. Los zombies siguen siendo, en la mayor parte, criaturas básicas cuya fortaleza viene en números, es decir, mientras más zombis te rodeen, más alta será la probabilidad de recibir daño sustancial.

Hay otro tipo de zombies más peligrosos que buscarán matarte a como dé lugar y definitivamente son un peligro pero de ellos, ya sabrás más conforme avances en la historia.

Hablando de historia, esta vez trataron de enfocarse un poquito más en este aspecto y si bien, es un esfuerzo que apreciamos, esto trajo consigo un problema. Muy mala continuidad.

Por momentos te verás rodeado por zombis y luego, tendrás que explorar áreas donde prácticamente no ocurre nada. Esto le da mala continuidad a la acción y hasta en ocasiones, se puede volver un tanto monótono.

Otro problema con el juego es que ya no existe el modo cooperativo en el modo de historia que de hecho, era una de sus mejores opciones. El poder jugar con un amigo y entre los dos, limpiar el área de zombies era muy divertido y no entendemos por qué esta opción ya no existe, salvo en el modo multijugador en línea, pero este otro modo no aporta nada sustancial al juego, más que el hecho de poder competir contra alguien más.

Claro que no todo es malo, en general la acción es buena, hay nuevos retos, nuevos personajes y hasta la oportunidad de tomarte una selfie, algo que de hecho puede ser bastante divertido si encuentras la oportunidad de hacerlo junto a un zombi.

También hay que mencionar que el juego viene en español mexicano y es bastante hilarante, si es cierto, a veces la localización falla un poco pues se tradujeron de manera muy literal algunos chistes gringos, pero en lo general está bien hecho y hasta las groserías, que abundan en los diálogos, encajan bien.

Al final, Dead Rising 4 cumple, pero se queda un poco corto en cuanto a innovación; si eres un fanático de la serie la vas a pasar bien e incluso si nunca has jugado un título de la serie, es un hecho que te vas a divertir, pero los que hemos visto el avance de la saga a lo largo de los años nos hubiera gustado ver ideas nuevas no solo en las armas o la trama sino en la forma de atacar y destruir zombis.


Calificación:

8 vidas8 vidas8 vidas8 vidas8 vidas8 vidas8 vidas8 vidas